Logo   HERMANDAD VIRGEN DEL VALLE Y CRISTO DEL CONSUELO
  
  Aldea del Rey (Ciudad Real)
  e-Mail:
 
   


PREGÓN DE FIESTAS VIRGEN DEL VALLE Y SANTÍSIMO CRISTO DEL CONSUELO 2014.

7 de Septiembre de 2014

Pregonero: Pedro Fernández Morena


PREGÓN DE LAS FIESTAS DE ALDEA DEL REY EN HONOR A LA VIRGEN DEL VALLE Y AL SANTÍSIMO CRISTO DEL CONSUELO (8 al 14 de Septiembre, 2014)

Queridos aldeanos,

Buenas noches a todos,

Para mí constituye un gran honor y es un motivo de satisfacción estar aquí y poder dirigiros unas palabras en este comienzo de las Fiestas de Aldea.

Quiero, en primer lugar, dar las gracias al Sr. Alcalde, don Miguel Morales, por proponerme para dar el pregón de estas Fiestas, agradecimiento que hago extensivo al resto de autoridades de la Corporación. Saludo al Sr. Cura Párroco, don Juan Serna, a la Junta Directiva de las Hermandades de Nuestra Senora del Valle y del Santísimo Cristo del Consuelo y a la Reina de las Fiestas y sus damas de honor y, de manera muy afectuosa y entranable, a todos los aldeanos y aldeanas aquí presentes, entre los que acierto a ver muchas caras conocidas, un buen número de amigos y algunos familiares, así como a los visitantes foráneos que nos honran con su presencia.

Permitidme, queridos paisanos, que empiece el pregón con palabras que resultan familiares para todos: “En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre sí quiero acordarme, nació en la plaza del pueblo hace muchos anos un varón, hijo de Anastasio y Rafaela, al que pusieron por nombre Pedro. Este nino pasó su infancia y adolescencia aquí y su vida de adulto y profesional fuera, pero siempre ligado familiar y sentimentalmente con el pueblo.

Con estas cartas de presentación creo que ya sabeis casi todo sobre mi vida. Bueno, os contaré más adelante algunos detalles más para que tengais una idea clara sobre el que os dirige la palabra.

Antes de referirme brevemente al programa de estas Fiestas me gustaría resaltar las razones que justifican y dan sentido y grandeza a las mismas. En efecto, estas fechas son la mejor ocasión para los reencuentros familiares, pues muchos aldeanos que viven fuera vienen al pueblo en busca de sus raíces para encontrarse con sus seres queridos. Por otra parte, son días de alegría y sana diversión, que los aldeanos saben aprovechar muy bien, haciendo un paréntesis para descansar de las duras faenas del campo. Y la razón principal de estas Fiestas, que son las celebraciones religiosas en honor de nuestra patrona la Virgen del Valle, que culminan con las del Santísimo Cristo del Consuelo.

En cuanto al programa de estas Fiestas sorprende la cantidad de actividades que abarca, aparte de los propios actos religiosos. Las actividades culturales cuentan, entre otras, con los conciertos de las Asociaciones Musicales “Mozart”, orgullo de nuestro pueblo, y “La Lira”, de Moral de Calatrava, la actuación de varios grupos folclóricos, exposiciones, certamen de pintura rápida y el encuentro provincial de encajeras. Entre los actos deportivos destacan el concurso de pesca, los torneos de tenis, fútbol-7 y fútbol sala, tiro al pichón y tiro de aire comprimido y carrera de galgos. Completan el programa de festejos la gran batalla de las penas, la gymkana, la fiesta rociera y el pasacalle de caballos, la caldereta y paella populares y la actuación de varias orquestas en las verbenas municipales.

En resumen, un atractivo programa, que llena de actividades los días de feria y fiestas, donde prácticamente todo el pueblo se involucra y participa y que ha sido preparado por la Concejalía de Festejos con la colaboración del equipo de gobierno y de las Hermandades de la Virgen y del Cristo.

Estas Fiestas son un éxito cuando hay una gran participación ciudadana y en este sentido la población aldeana es un ejemplo de generosidad y espíritu participativo en los diversos actos que componen las Fiestas. Mención especial merecen las hermandades de la Virgen del Valle y la del Santísimo Cristo, que se vuelcan sin regatear esfuerzos y con gran fervor y devoción en los actos centrales de estas Fiestas: las procesiones de la Virgen y la del Santísimo Cristo y los fuegos artificiales realmente espectaculares (los famosos “castillos”), que en el caso del Cristo marcan el final de las Fiestas en Aldea.

Sin duda, contribuyen también a este éxito los aldeanos venidos de todos los rincones de nuestra geografía para celebrar estas Fiestas y visitar a sus familias. Recordad los programas de TV “Castellano-Manchegos por el Mundo”, “Madrilenos por el Mundo” y “Espanoles por el Mundo”. Pues yo creo que, en términos mucho más modestos, también podríamos hablar de “Aldeanos por el Mundo”. ?Por qué no? Todos tenemos ejemplos de familiares y amigos que han tenido que emigrar a otras partes de Espana y del extranjero en busca de trabajo y de mejora de sus condiciones de vida. Estas Fiestas son, pues, el mejor punto de encuentro entre los que se han quedado y los que se han tenido que ir. Desde aquí me uno al homenaje y reconocimiento que merecen unos y otros.

Quiero dedicar ahora unas palabras al colectivo de personas mayores, hombres y mujeres, que actualmente viven sus anos “dorados” y que constituyen una parte muy importante de nuestra población. Estas personas han dado lo mejor de sus vidas para que nosotros podamos vivir con el grado de desarrollo que ahora disfrutamos. El ejemplo que nos han dado de trabajo, sacrificio y solidaridad debe permanecer en nosotros y ha de servirnos de guía en nuestras vidas y para las generaciones posteriores. Asimismo me gustaría que siempre, pero especialmente en estos días, tengamos en el recuerdo a todos los aldeanos que nos han precedido y que ya no están entre nosotros.

Tampoco puedo olvidarme de nuestros jóvenes aldeanos, pues ellos son el futuro de nuestro pueblo y también contribuyen al de nuestro país. Os animo, queridos jóvenes, a reafirmaros en la cultura del esfuerzo y del sacrificio, tanto en el trabajo como en los estudios, y en perseverar en los valores de la educación, del respeto y de la solidaridad, que con cierta frecuencia se olvidan. Aprovechad al máximo las oportunidades que se os ofrecen en la vida y seguid familiarizándoos con el mundo de las nuevas tecnologías, en la llamada “era digital”, para estar al día de los continuos cambios que se producen y que afectan directamente tanto a nuestra vida privada como a la profesional. Naturalmente que todo lo que os digo es perfectamente compatible con el tiempo para el descanso y las actividades de ocio y de diversión sana. !No faltaría más!

Asimismo os animo a que pongais en práctica vuestro carácter emprendedor, tomando iniciativas que puedan cristalizar en actividades o negocios sobre bases sólidas que puedan beneficiar al pueblo, tan necesitado de estas actuaciones. Estoy seguro que a este respecto contareis con el firme apoyo administrativo y económico de la corporación municipal dentro de sus posibilidades.

En definitiva, se trata de que lleveis una vida rica, positiva e intensa en todos los órdenes.

?Cómo encuentro yo a mi Aldea actual frente a la que viví de joven?

A decir verdad, he tenido ocasión de comprobar a lo largo de estos anos que Aldea ha experimentado una evolución muy positiva en casi todos los aspectos, en línea con lo que ha ocurrido prácticamente en todo el país, y ello se ha traducido en una mejora de la calidad de vida de sus habitantes. Para ilustrar esta afirmación pondré un par de ejemplos:

el abastecimiento de agua al pueblo

Hasta la traída de agua al pueblo, ?quién no recuerda a las mujeres con el cántaro en la cadera, yendo y viniendo a la fuente del Pilar, a la cuba de agua distribuyendo por las calles, a las mujeres con la cesta de ropa en la cabeza yendo al manantial de la Higuera o a los arroyos para lavar, ...?

Pues bien, desde finales de los anos '60 (1967) el suministro de agua al pueblo se empezó a hacer por tubería desde este manantial, aprovechando la abundante reserva hídrica que tiene y ello facilitó grandemente la vida de los aldeanos.

- la mecanización del campo

En cuanto a la mecanización del campo, mucho se ha avanzado en estas décadas. Atrás ha quedado el enorme esfuerzo que suponía, por ejemplo, segar con hoz los campos de cereales, en pleno verano con un sol de justicia, arar las tierras con el arado romano tirado por mulas, sacar el agua de las norias con el burro dando vueltas en torno al pozo, ... Ahora estas actividades se llevan a cabo con moderna maquinaria agrícola (cosechadoras, tractores, motores, ...) y el agricultor desarrolla su trabajo con la misma dedicación, pero con menor esfuerzo físico y mucha mayor eficiencia.

!Qué grandes signos de progreso han sido estos!

Hay otros muchos ejemplos que por razones de tiempo no voy a describir.

Solamente diré que en estos anos ha habido también una gran mejora en infraestructuras, dotando al pueblo de los espacios necesarios en las áreas de salud, cultura, deporte y ocio para facilitar la vida de los aldeanos.

Mis principales recuerdos de Aldea

Y ahora, como os había prometido, os cuento algo más de mi vida buceando en mis recuerdos.

Yo viví muy intensamente los anos de mi infancia y adolescencia en Aldea y guardo muy buenos recuerdos de esa época.

Recuerdo mis primeros anos cuando iba a la escuela de la maestra Sabina, en la plazoleta, donde aprendí a leer y escribir, luego a la escuela municipal en la calle Calzada y también, temporalmente, en el Palacio de Clavería, teniendo como maestros de referencia a don Antonio, don Francisco y don Ramón, de los que guardo un gran recuerdo y les estoy profundamente agradecido por la ensenanza y educación que me impartieron. Hasta los 14 anos dediqué mi tiempo a formarme en la escuela, a ayudar a mis padres en el negocio del bar y a Társilo en la oficina de la entonces Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos (posteriormente Cámara Agraria). También encontraba tiempo para divertirme y el fútbol en las eras y otros juegos de aquellos anos estaban siempre en mi agenda.

Al vivir en la plaza y ayudar en el bar de mis padres, junto con mis hermanos, tuve el enorme privilegio de tratar a mucha gente y ello me permitió conocer de primera mano las vivencias, alegrías y preocupaciones de los aldeanos. De este contacto directo con la gente siempre recordaré oir con vivo interés sus historias de caza (generalmente con galgos), sus hazanas trabajando la tierra (llevar la linea recta arando con el arado romano), sus marcas en los tiempos de siega (llevando varios lomos al mismo tiempo y los “ataeros”), ... El nombre de los distintos parajes del término municipal los tenía perfectamente asimilados (La Cará, Las Mesas, El Berrocal, La Mojonera, ...). También aprendí a jugar a las cartas (tute, subastao, truque, ...) y sin darme cuenta hasta me convertí en un fumador “pasivo”, pues yo repartía las barajas a los jugadores en un salón relativamente pequeno y donde casi todos fumaban cigarrillos liados de tabaco negro (el famoso “cuarterón”). !Imaginaos la atmósfera que se respiraba en este salón una noche de invierno con todo cerrado!

Guardo también un gran recuerdo de mis padres. Mi padre, Anastasio, era una persona seria, honesta y trabajadora. No servía una copa de vino de más si el cliente venía o estaba ya “colocao”. Tenía un sentido del humor que gustaba a la gente y a modo de ejemplo recordaré uno de sus golpes famosos: la caída de la bicicleta.

Y qué decir de mi madre, Rafaela. Era una mujer entranable, carinosa, trabajadora y muy querida por todos (!una auténtica santa!). Llevó una vida muy digna hasta que nos dejó siendo relativamente joven.

En cuanto a la práctica de deportes, me gustaba mucho el fútbol y, al decir de las crónicas de la época, no se me daba del todo mal. Formé parte del equipo titular de Aldea en el puesto de defensa derecho, con don Julián Uribarri como entrenador. También practiqué el tenis, un deporte en auge en los anos 60 por los triunfos de Santana, y recuerdo que jugábamos en una pista de hierba que estaba al lado del campo de fútbol. !Qué lujo, senores, cuando en aquella época sólo había otra pista de hierba análoga en Inglaterra, la de Wimbledon!

Asimismo participaba en todos los juegos que había por entonces, como las bolas (sobre todo el “guá”,), el mocho, la tángana, la trompilla (peonza), el tranco, ... y, modestia aparte, la verdad es que se me daban muy bien, aunque siempre había alguno mejor que yo que me ganaba. En definitiva, !lo importante era participar!.

Otro recuerdo que guardo y que resultó muy grato para mí fueron los anos en que cursaba bachillerato. Entonces aprovechaba los meses de verano para impartir clases particulares a los ninos y ninas que se iniciaban en los estudios en Aldea. Yo les daba clase de matemáticas, lengua y francés y recuerdo que cobraba 100 pesetas por alumno y mes. No recuerdo bien qué hice con las ganancias, si las ahorré, si se las di a mis padres, si me di algún pequeno capricho, ... !Pero lo que estoy seguro es que no las llevé a ningún paraíso fiscal, práctica por desgracia tan de moda en estos tiempos!

Algunas anécdotas de mi vida

Como en aquel entonces no había piscina municipal en el pueblo, los banos en verano los teníamos que hacer en las albercas de las huertas, casi siempre a hurtadillas, pues no teníamos permiso del dueno, y por toda indumentaria nos banábamos como Dios nos trajo al mundo. ?Sabeis qué me ocurrió una vez? Que el encargado de la granja-huerta (se llamaba Heraclio, q.e.p.d.) nos quitó a mí y a otro amigo que me acompanaba la ropa y claro !cualquiera regresaba a casa con una hoja de parra! Nos tuvo varias horas sin darnos la ropa, no nos cansábamos de rogarle que nos la devolviera hasta que al final accedió y todo quedó en el susto y en el rato de zozobra que nos hizo pasar. (!A raiz de entonces, ?sabeis qué?, me compré un banador!)

Mi vida laboral ha transcurrido en Repsol y por razones de trabajo he tenido la oportunidad de viajar por todo el mundo, especialmente por Europa y, en menor medida, por América, Asia y Africa. Naturalmente que no me faltan anécdotas y vivencias de estos viajes. Solamente, y a modo de ejemplo, os contaré una.

Yo estaba volando un buen día con la companía Delta Airlines a Estados Unidos, concretamente a Atlanta, para seguir desde allí viaje a Houston. El avión había partido de Madrid hacia mediodía y cuando estábamos en pleno Atlántico el comandante nos dijo por el altavoz que íbamos a aterrizar en una pequena isla (Santa María) del archipiélago de las Azores. ?Cómo?, ?Por qué? ?Cuál era la razón de este aterrizaje, nos preguntábamos todos? El comandante nos dijo que estuviéramos tranquilos, que el avión no tenía ningún problema técnico y que ya nos explicaría los motivos cuando estuviéramos en la terminal. También nos pidió que no preguntáramos a la tripulación pues no nos dirían nada. !Imaginaos la preocupación que nos entró a todos los pasajeros!. Bueno, el avión aterrizó sin problemas, bajamos de forma apresurada y nos dirigimos a la terminal, donde el comandante, rodeado de la tripulación, nos contó el atentado que acababa de ocurrir contra las torres gemelas en Nueva York. Todos recordareis la fecha del 11 de Septiembre del 2001. Como consecuencia de ello, el espacio aéreo de Estados Unidos quedó cerrado y nos vimos obligados a permanecer en esta isla un día hasta que el avión tuvo permiso para regresar a Madrid, ya que el vuelo no pudo continuar hacia Estados Unidos. !Qué preocupación de mi familia en Madrid hasta que supieron donde estaba!

Bueno, tengo también otra anécdota muy personal, que os cuento muy brevemente. Cuando fuí a servir a la Patria en Canarias, haciendo las Milicias Universitarias, tengo que confesar que “me equivoqué de guerra” y me vine de allí con novia, que luego se convirtió en mi esposa y que en verdad es una aldeana y una manchega de pro.

Orgullosos de ser aldeanos

Debemos sentirnos orgullosos de ser aldeanos, pues pertenecemos a un pueblo honesto y trabajador, que afronta la actual situación de crisis con determinación y mira al futuro con esperanza. Muchas son las razones que avalan esta afirmación. Aquí sólo citaré algunas:

La situación geográfica del pueblo, equidistante de las dos ciudades más importantes de la provincia (Ciudad Real y Puertollano), situado en un precioso valle rodeado de hermosos cerros, en la cuenca hidrográfica del Guadiana y dentro del Campo de Calatrava.?!Hay quien dé más!?

La fertilidad de las tierras y la abundante disponibilidad de agua, tanto en el subsuelo como la que aportan el río Jabalón y su pantano “Vega del Jabalón” y los diversos arroyos que cruzan el término municipal. Todo ello, unido al abnegado esfuerzo y a la gran experiencia de nuestros agricultores, nos permite ofrecer al mercado productos hortícolas que gozan de merecida fama, como los tomates, pimientos, berenjenas, ... Por otra parte, la producción de cereales y los cultivos del olivo y de la vid, junto con los almendros, completan la actividad agrícola.

No olvidamos el sector ganadero, centrado principalmente en el ganado ovino y porcino.

Tenemos detrás una rica historia, de la que son testigos vivos el Sacro Convento- Castillo de Calatrava la Nueva (siglo XIII, estilo cisterciense), que sirvió de sede central de la Orden de Calatrava hasta 1804, y el Palacio de Clavería (siglos XVI/XVII, estilo renacentista), ambos declarados Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento Histórico. Conoceis muy bien su dimensión histórica y el protagonismo creciente de estos monumentos. Basta recordar la reciente conmemoración en el ano 2012 del 800 aniversario de la Batalla de las Navas de Tolosa con los actos que tuvieron lugar a lo largo del ano, tomando como eje ecentral el Sacro Convento-Castillo. Hay que reconocer la excelente labor realizada por todo el pueblo, con el Ayuntamiento a la cabeza, en divulgar esta gesta histórica y que sirvió además para consolidar definitivamente la identidad aldeana de este monumento y promover su gestión turística.

Cervantes, el autor del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, escribió sobre la batalla de Lepanto contra los turcos, en la que participó y fue herido en el brazo: “esta es la más grande ocasión que vieron los siglos”. Pues bien, de la batalla de las Navas de Tolosa contra los almohades también podríamos afirmar algo parecido: “esta es la más grande ocasión que vieron los cristianos para el principio del fin de la Reconquista”.

El carácter afable y familiar de sus gentes, el gran sentido del esfuerzo y del deber, puestos de manifiesto sobradamente en sus lugares de trabajo y de residencia, dentro y fuera del pueblo.

La conservación de sus fiestas y tradiciones, cuyo ejemplo más claro es la celebración que nos reúne ahora, pero sin olvidar la de nuestro patrón San Jorge, la Semana Santa (Fiesta de Interés Turístico Regional) y la romería de San Isidro.

Yo particularmente me siento orgulloso de ser aldeano, de ejercer de aldeano, y así lo vengo manifestando a lo largo de mi vida dondequiera que estoy.

Sabeis muy bien que con la globalización el mundo se ha convertido en una aldea global, fruto, entre otros, del progreso del transporte y de las comunicaciones, y este hecho nos da a los aldeanos de verdad, a los de pura cepa, un plus de excelencia, pues nosotros ya estábamos allí desde hace siglos cuando los demás acaban de llegar.

En Espana hay más de 8000 municipios y me gustaría preguntaros:

?Es Aldea el de tamano más grande? No
?Es Aldea el más pequeno? No
?Es Aldea el mejor? !Sí!

Permitidme, queridos aldeanos, una última reflexión: Vivimos en un mundo donde desgraciadamente se ha instalado la injusticia, la corrupción y la violencia y existen guerras y conflictos en numerosos países (Siria, Iraq, Afganistán, Israel-Palestina, Ucrania, Sudán, Libia, ...). Es un buen momento ahora para pedir a Nuestra Patrona, la Virgen del Valle, que interceda ante Dios para que impere la cordura entre los hombres y traiga la paz al mundo. El comportamiento del ser humano deja mucho que desear y a este respecto llevaba razón Einstein cuando decía: “Existen 2 cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana, y de la primera no estoy seguro”.

Despedida

Bueno, como no quiero cansaros más con mis palabras y siguiendo al poeta Baltasar Gracián, que dijo: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, pues ahora toca disfrutar de las Fiestas.

Animo a todos a participar activamente en los actos programados, en un ambiente de alegría y sana diversión.

Muchas gracias a todos por escucharme, de nuevo gracias al Sr. Alcalde y autoridades por invitarme a este acto y deseo a todos unas muy felices Fiestas.

!Hasta siempre y a divertirse!

!Viva Nuestra Patrona, la Virgen del Valle!

!Viva el Santísimo Cristo del Consuelo!

!Viva Aldea del Rey!

     
PEDRO FERNÁNDEZ MORENA
Curriculum

Pedro Fernández Morena nació en 1946 en Aldea del Rey, donde vivió prácticamente su infancia y juventud hasta que marchó a Madrid para estudiar la carrera de Ciencias Químicas en la Universidad Complutense.

Su vida laboral ha transcurrido en Repsol (Madrid), habiendo pasado por distintos puestos en Repsol Petróleo (Dirección de Investigación y Desarrollo, Dirección General de Petroquímica) y en Repsol Química (Dirección de Planificación y Dirección Técnica), siendo en el momento de su jubilación Jefe del Departamento Técnico en Repsol Química.

Pedro vive actualmente en Torrelodones (Madrid), está casado con una canaria, María de los Angeles, también licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad de La Laguna (Tenerife), tiene dos hijos y también es abuelo por partida doble.

Su vinculación con el pueblo ha sido siempre grande, muy intensa en los anos de su juventud y algo menos en los siguientes hasta nuestros dias. Pero siempre ha sentido y llevado en su alma el orgullo de ser aldeano.

Tendrá ocasión de contaros algunos de sus recuerdos cuando vivía en Aldea, donde ayudaba a su familia en el bar Fernández de la Plaza (! quién no recuerda a su padre, Anastasio, tan serio él pero con sus golpes graciosos!). Y también algunas anécdotas de sus viajes por el mundo por motivos de trabajo, que seguro os gustarán.

Tenemos en Pedro un buen aldeano que ha dado lo mejor de sí, como persona y como profesional, en esta sociedad que nos ha tocado vivir y constituye un ejemplo a seguir para todos nosotros.

       
     
MIGUEL MORALES